Crear unidad para una alternativa propia

Un nuevo 1º de Mayo nos encuentra aún viviendo los efectos de la crisis capitalista que estalló el año pasado y que dejó un tendal de millones de puestos de trabajo destruidos en todo el mundo. Europa es hoy el continente que más crudamente está sufriendo las consecuencias del estallido financiero del 2009, con países como Grecia y España que están atravesando fuertes crisis económicas y sociales. Como siempre, el sistema capitalista busca salir de sus problemas sobre las espaldas de la clase trabajadora y lo hace acumulando contradicciones que deparan futuras y más agudas crisis.

Ajuste por inflación

En Argentina el gobierno nacional se vanagloria de haber controlado las consecuencias más duras de la crisis. Sin embargo, la realidad que día a día vivimos los trabajadores y trabajadoras está muy lejos de ser el “mundo feliz” que anuncian desde la Casa Rosada. El leve repunte económico que se vive en lo que va del 2010 viene acompañado de un fuerte crecimiento de los precios de los productos de consumo popular mientras nuestros salarios vienen muy por debajo. Esto es ajuste y hay que decirlo con todas las letras, aunque al gobierno kirchnerista no le guste escuchar esa palabra.

En las negociaciones paritarias en curso en muchos sectores de la clase obrera se va a definir si las y los trabajadores seguimos resignando condiciones de vida o si somos capaces de arrancarles conquistas a la patronal explotadora. Para lograrlo, hay que meterles presión a los burócratas sindicales de todas las formas posibles, a través del impulso de asambleas de base, promoviendo la movilización independiente o simplemente mostrando la disconformidad ante los delegados de la burocracia en aquellos lugares donde todavía el nivel de organización de base no nos permita “sacar la cabeza” por el momento. Lo importante es que de una u otra forma demostremos que los trabajadores no queremos pagar la crisis que generaron los de arriba.

Desde ya, si los salarios de buena parte de los trabajadores formales no alcanzan siquiera para superar la línea de la pobreza, qué decir entonces de los millones de compañeros y compañeras que trabajan “en negro”, hacen changas o están desocupados, y que dependen de las asignaciones y otros programas sociales cuyos montos hoy alcanzan para poco y nada.

Mostrar que no hay sólo dos opciones

La disputa entre el gobierno nacional y la derecha reaccionaria ya es moneda corriente. Muchas veces los de abajo quedamos mirando desde afuera esta disputa y nos cuesta encontrar las formas para intervenir con planteos independientes y de genuina defensa de los intereses populares.

Por eso el desafío político de la etapa es promover y demostrar que puede existir otra alternativa de carácter obrero y popular. Para esto es imprescindible avanzar en la unidad de las organizaciones del pueblo trabajador, para enfrentar a los de arriba en todos los terrenos; para oponernos a la injerencia del imperialismo en nuestro continente; en defensa de los recursos energéticos y naturales de nuestro país, contra la criminalización de la protesta social y en defensa de las libertades democráticas.

Es necesario y urgente crear unidad para gestar un proyecto político propio de la clase trabajadora: no podemos ni queremos seguir eligiendo entre lo malo y lo peor.

¡Viva el 1º de mayo: internacionalista, anticapitalista y de lucha!
¡No pagar la deuda externa, reservas para trabajo, educación, salud y viviendas populares!
¡Por el poder obrero y popular! ¡Por el socialismo!

Movimiento de Izquierda Revolucionaria

Convocamos a las 14 horas al acto en Plaza Lorea organizado por la Corriente Político-Sindical Rompiendo Cadenas, el periódico sindical El Mortero y el Frente de Lucha por Cooperativas Sin Punteros. Al finalizar marchamos al acto unitario de Plaza de Mayo.

Anuncios

Avanzar en unidad para demostrar que no hay sólo dos opciones

El debate por los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) y el pantano en el que se encuentra el oficialismo y la oposición de derecha en el Congreso, vienen ocupando el centro de la escena política en las últimas semanas. Al igual que cuando se produjo el conflicto entre el gobierno nacional y las entidades patronales agrarias, comienza a recrearse un escenario de polarización en el cual resulta dificultoso levantar una opción independiente de genuina defensa de los intereses obreros y populares.

La disputa por el uso de reservas para el pago de deuda externa es un ejemplo paradigmático de este cuadro de situación: ambos sectores (oficialismo y “oposición”) difieren en cómo pagar la deuda externa pero ambos coinciden plenamente en continuar con el pago de esa deuda ilegítima y fraudulenta, por lo que, nuevamente, las riquezas de nuestro pueblo van a parar a los bolsillos de los banqueros usureros. En tanto, el planteo histórico del campo popular de no pagar la deuda externa no logra interpelar y movilizar a un sector considerable de masas detrás de esa reivindicación. Es de esperar que a medida que se aproxime el 2011 esta tendencia de falsa polarización se haga cada vez más fuerte, lo que pondrá por delante nuevos desafíos y presiones a las organizaciones que reivindicamos la independencia política de la clase trabajadora.

De fondo, la crisis política del kirchnerismo y la incapacidad de esa bolsa de gatos que es la oposición burguesa por derecha, ponen de manifiesto una fuerte puja entre los de arriba sobre cuál es la mejor forma de representar los intereses de la burguesía. El kirchnerismo se muestra como el único capaz de gobernar y está decidido a “matar o morir” con el aparato del PJ y con el apoyo de la burocracia moyanista de la CGT. En el caso de las expresiones de oposición del régimen, todas se ubican por derecha y sus propuestas son más antipopulares aún que las del oficialismo.

No por casualidad desde las filas militantes del kirchnerismo se plantea falsamente que quien no se alinea con el gobierno pasa automáticamente a engrosar las filas de la oposición reaccionaria y que cualquier crítica se convierte en “funcional a la derecha”. Frente a esto, hay que recordar una y otra vez que fue Kirchner el que oportunamente le renovó las licencias por diez años a los grandes grupos mediáticos, entre ellos al monopolio Clarín; el que favoreció la devastadora “sojización” del campo; el que designó a Redrado y también a Cobos. En fin, que es el kirchnerismo el que con su doble discurso y contradicciones le viene haciendo “el juego a la derecha”.

En este cuadro, desde MIR entendemos que promover y demostrar prácticamente que puede existir otra alternativa es el desafío político de la etapa. Para ello es imperioso avanzar poco a poco en la gestación de un frente político que levante una propuesta anticapitalista y de independencia de clase, que emerja como referencia incluso frente a la insuficiente perspectiva de centroizquierda que erráticamente pretende expresar Proyecto Sur. Un frente político y social que enfrente a la burguesía en todos los terrenos; que dé batalla contra la injerencia del imperialismo en la región; que enfrente el saqueo de los recursos energéticos y naturales de nuestro país a manos de las empresas multinacionales y sus socios locales; que pelee contra las restricciones que impone la Reforma política del PJ y la UCR y en defensa de las libertades democráticas en general.

En suma, un frente que supere la simple articulación para la pelea reivindicativa y levante un programa amplio de defensa de los intereses obreros y populares, en torno a puntos básicos de acuerdo que puedan ser compartidos por un amplio abanico de organizaciones:

– No al pago de la deuda externa, que las reservas se destinen a trabajo, salud, educación y viviendas populares.

– Por la defensa de nuestros recursos naturales y energéticos: no al saqueo de las empresas multinacionales. Fuera el imperialismo de América Latina.

– Por la defensa de las libertades democráticas y contra las restricciones proscriptivas que impone la Reforma Política del PJ y la UCR.

– Apertura de paritarias ya, no al “techo salarial”.

– Por un salario igual a la canasta familiar.

– Prohibición por ley de despidos y suspensiones.

– No al clientelismo en la gestión de los programas sociales.

Esta declaración busca plantear el debate en torno a una necesidad política que consideramos de urgente resolución. No obstante, sabemos que para que pueda llegar a buen puerto debe ser abordada pacientemente y con respeto a los diferentes tiempos y dinámicas de las diversas organizaciones políticas y sociales que puedan compartir lo fundamental de la perspectiva expuesta. En tal sentido expresamos nuestra total disposición para comenzar a discutir ésta o cualquier otra propuesta que se proponga como objetivo avanzar en la necesaria unidad del campo obrero y popular para gestar un proyecto político propio de profunda transformación social.

Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)

(14/04/2010)

  • A 40 años de la Fuga y la Masacre: ¡Vamos a Trelew!

  • Por la nulidad de la “Ley Antiterrorista”

  • Edición Especial: A 10 años de la Rebelión Popular (CONSEGUILO junto con A Vencer)

  • ¡Mariano Ferreyra, PRESENTE!

  • LA GALLE A LA CALLE (visitá blog por la libertad de Karina Germano)

  • Aparición con vida de Luciano Arruga

  • ¿Y Julio López? (mirá video)

  • A Vencer

  • Campaña Financiera 2011