A 9 años de la Rebelión Popular

Una injusticia para uno/a es una amenaza para todos/as

En los últimos meses, el avance represivo sobre las luchas de nuestro pueblo creció abrumadoramente. A las represiones ya conocidas sobre los petroleros de Santa Cruz, los trabajadores del Hospital Francés, los docentes neuquinos (con el asesinato de Fuentealba) y los obreros de Kraft-Terrabusi se suma ahora la represión a los trabajadores ferroviarios (con el asesinato de Ferreyra), de los pueblos originarios de Formosa, de los vecinos que ocuparon los terrenos del Parque Indoamericano y de los estudiantes cordobeses.

La represión abierta saca a la luz que a lo largo y ancho de nuestro país hay millones de problemas irresueltos: los trabajos son precarios y en muy malas condiciones, los sueldos son bajos, la vivienda es inaccesible para millones de argentinos, los pueblos originarios son negados y desplazados por el monocultivo sojero. Son todos problemas estructurales que este gobierno, por su carácter capitalista, no puede resolver.

La muletilla constante de que “este gobierno no reprime” y prioriza la “política” para resolver conflictos oculta algo cotidiano y algo más profundo. Por un lado, en lo de todos los días, los que militamos por el socialismo y por nuestras reivindicaciones como clase y como pueblo sabemos de los mil recursos y los varios agentes que tiene el gobierno nacional para invisibilizar, cooptar, desarmar, tapar, ningunear y/o boicotear nuestros reclamos; cuando no alcanza, viene el apriete, la patoteada, la amenaza y el procesamiento; si esto no sirve, queda el asesinato. A su vez, en lo profundo, pretende reforzar la ilusión de que el gobierno está por encima de los conflictos sociales como un ente neutral. No existe tal neutralidad. Este Estado está de un lado, y no es el nuestro. Es el Estado que promueve un Pacto social entre la burocracia sindical y las patronales para garantizar que no podamos pelear por lo nuestro.
 
Para sostener esa farsa buscan culpables por todos lados: Pedraza, Macri, Duhalde… Es verdad, todos ellos son responsables. Pero Cristina de Kirchner también lo es. Lo es porque en esas represiones fue partícipe la policía federal y la gendarmería. Lo es por su alianza con la burocracia sindical y asesina, con los explotadores de la UIA y los saqueadores de la mega minería.

A 9 años de las jornadas de lucha que protagonizó nuestro pueblo, todavía tenemos mucho que aprender y construir. Por un lado, es imperioso que nos preparemos para resistir la represión de un enemigo que está dispuesto a tirarnos con todo. Por otro lado, muchos espacios destacan como elemento faltante de aquellas jornadas del 2001 una organización de clase, consolidada y con arraigo en las masas que pudiera ayudar a desarrollar conciencia clasista y a dar el salto del “que se vayan todos” al proyecto político que nos merecemos. Los partidos de izquierda como las diversas organizaciones del campo popular tenemos allí una deuda y un desafío hacia adelante: derribar mezquindades, unificar nuestras luchas y nuestras fuerzas. Desde MIR, apostamos a la unidad de los reclamos. Sólo construyendo en el día a día poder obrero y popular daremos pasos en firme en la lucha por una sociedad en donde no haya explotación ni opresión de ningún tipo, por una sociedad socialista. 
 
Tierra, vivienda y trabajo digno
Basta de represión. Ni un/a muerto/a más por luchar
Libertad a Roberto Martino y desprocesamiento de todos/as los/as luchadores/as populares.
Basta de saqueo y contaminación  

MOVIMIENTO DE IZQUIERDA REVOLUCIONARIA

La muerte de una incansable luchadora

Compañera Adriana Calvo, Hasta la Victoria Siempre!

El Movimiento de Izquierda Revolucionaria se suma a las expresiones de dolor por la muerte de Adriana Calvo, Presidenta y co-fundadora de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos. Valiente e intransigente en la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia, fue pionera en la lucha contra la teoría de los dos demonios y las leyes de impunidad, y protagonista activa en los juicios a los genocidas.

El ejemplo de quien no supo de claudicaciones frente a los cantos de sirena de los gobiernos de turno seguirá siendo bandera de quienes no perdonamos, no nos reconciliamos y seguimos luchando por los ideales de nuestros 30000 compañeros/as caídos.

Movimiento de Izquierda Revolucionaria
de Argentina

Asesinatos en la toma del Parque Indoamericano

Después de Formosa, Villa Soldati

La represión macrista-kirchnerista mató a dos jóvenes que luchaban por vivienda digna

A menos de 15 días del asesinato de dos miembros de comunidades originarias en Formosa, una represión del conflicto social ocasionó ayer dos muertes en Villa Soldati, donde un operativo conjunto de las Policías Federal y Metropolitana desalojó brutalmente a cientos de vecinos que ocupaban las tierras del Parque Indoamericano, en la zona sur de la Capital Federal, en busca de vivienda digna.

Bernardo Salgueiro, de 24 años y Rosemary Puña, de 28, es el nombre de las dos víctimas que dejó la brutal represión macrista-kirchnerista, que puso a las claras hasta qué punto, más allá de los matices y diferencias ideológicas, son capataces de unificarse ambas expresiones políticas -el gobierno y la derecha- cuando se trata de defender el “orden público” y la propiedad privada.

Cuando se produjo el asesinato de Mariano Ferreyra, el gobierno nacional se justificó a sí mismo señalando que Pedraza no es oficialista, que Moyano es distinto, para desligarse del costo que supone basar su esquema de estabilidad en la burocracia de la CGT. Semanas después, en la represión policial en Formosa, ordenada por su aliado Gildo Insfrán, el gobierno nacional guardó públicamente silencio, en tanto el “progresismo k” balbuceó muy tibiamente que la Casa Rosada algo debía hacer para que estos hechos no se repitan.

Hoy, con la represión y muerte en Villa Soldati, el oficialismo intentará descargar en el nefasto gobierno de Macri toda el costo político de estos hechos, pero lo cierto es que existe una clara responsabilidad política compartida, que denunciamos, ya que la Policía Federal depende directamente del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, ocupado por Julio Alak, y no hay excusas que valgan para deslindar esa responsabilidad.

¿Qué dirán ahora los intelectuales de “Carta Abierta”?, ¿cuántos más de estos hechos estará dispuesta a tolerar y justificar la militancia de base que ve en el kirchnerismo a un gobierno “nacional y popular” que hay que defender frente al avance de la derecha?, ¿cuál será el límite ético para muchos compañeros y compañeras honestos que ganados por un posibilismo pragmático se conforman con las migajas políticas del “mal menor” kirchnerista?

Frente a la represión que no se detiene, llamamos al conjunto de las organizaciones obreras y populares a profundizar la movilización, la unidad y la lucha en todo el país, para lograr verdad y justicia para todos los asesinados en la represión de la protesta social, y las soluciones de fondo que nuestro pueblo necesita para conquistar una vida digna.

 – ¡Cárcel a los autores materiales e intelectuales de los asesinatos de Salgueiro y Puña!

– El déficit habitacional se resuelve con viviendas, no con balas contra los pobres.

– ¡Fuera Alak!, ¡Fuera Macri!

– Basta de reprimir a la protesta social: derechos humanos aquí y ahora.

Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)

(08/12/10)

A Vencer nº27 – Diciembre 2010

View this document on Scribd
  • A 40 años de la Fuga y la Masacre: ¡Vamos a Trelew!

  • Por la nulidad de la “Ley Antiterrorista”

  • Edición Especial: A 10 años de la Rebelión Popular (CONSEGUILO junto con A Vencer)

  • ¡Mariano Ferreyra, PRESENTE!

  • LA GALLE A LA CALLE (visitá blog por la libertad de Karina Germano)

  • Aparición con vida de Luciano Arruga

  • ¿Y Julio López? (mirá video)

  • A Vencer

  • Campaña Financiera 2011