Dasnevismo y kirchnerismo, dos caras de una misma política

Nuestro balance de las elecciones en Chubut

El todavía incierto resultado de las elecciones en Chubut ha dejado sí varias certezas. La primera es la descomposición cada vez más profunda del sistema de partidos políticos y de la política burguesa en su conjunto. La recurrencia al fraude sistemático ya se va haciendo más común en las últimas elecciones en nuestro país: así fue evidente en la elección a gobernador en la provincia de Córdoba en 2007, en esas mismas presidenciales a través del faltante y el robo sistemático de boletas de algunos partidos y este proceso ya llegó a su punto máximo de degradación con el despliegue de actos delictivos de todo tipo que ha desarrollado el dasnevismo en Chubut y que ya han sido puestos en evidencia por distintos medios.

La ficción de la democracia burguesa cada vez se cae más y los partidos políticos del poder se presentan como grupos de personajes sin escrúpulos dispuestos a todo por llegar al gobierno. Esta denuncia general no implica que al mismo tiempo sumemos nuestra voz al reclamo particular de que aquí en Chubut se debe respetar lo votado el 20 de marzo, algo muy alejado de lo que se viene haciendo en este recuento plagado de manipulaciones.

Nosotros debemos decir que lamentablemente nada de lo que hoy sucede en Chubut nos sorprende. Ya habíamos marcado el carácter autoritario, antidemocrático y delictual del dasnevismo hace muchos años y así lo denunciamos a lo largo de todo este tiempo, soportando ataques, insultos, amenazas, patotas, etc. Pero nunca pudieron acallarnos, ni siquiera cuando estaban todos juntos y revueltos.

Todos sabemos que muchos de los que hoy aparecen como “enemigos” del dasnevismo fueron en verdad parte central de la construcción de este entramado mafioso: ¿qué decir de personajes como Yahuar, Eliceche o el ex jefe de la policía dasnevista Alé? Estos, que hoy aparecen como supuestas víctimas del fraude dasnevista, son parte de este “Modelo Chubut” y hubieran cometido los mismos hechos si tuvieran la posibilidad de hacerlo.

En términos más concretos de la situación política no hay dudas de que el gran derrotado de estas elecciones es Das Neves. Es llamativo como contando con enormes recursos económicos, Das Neves ha logrado destruir la imagen positiva que aún mantenía hace unos años, imagen que pese a lo malo de su gobierno se sustentaba en la comparación con los lamentables gobiernos radicales previos.

Este proceso igual viene de antes. Ya marcamos tras las elecciones de 2009 que en ese momento   Das Neves había bajado en sólo un año y nueve meses (desde el 2007), un 17% su caudal de votos. En esa elección Das Neves ya había mentido acerca de los resultados electorales: a las 21.15 de aquel domingo afirmó que estaban entre el 62 y el 63%, cuando en verdad no llegó al 56% de los votos “positivos”. Obviamente en aquel momento Eliceche, Williams y otros nada criticaban, y en cambio festejaban el resultado junto a Das Neves.

Por otro lado en esta elección se expresó nuevamente el fortalecimiento del gobierno nacional en lo electoral, algo que se profundiza ante la permanente caída de todos los candidatos opositores. Un elemento interesante es que claramente el kirchnerismo no jugó a fondo durante la campaña, ni en posicionar directamente a Cristina en la elección, ni en la denuncia del dasnevismo.

¿Por qué no lo hizo? Para nosotros la respuesta es doble: por un lado el gobierno no puede criticar políticamente a Das Neves casi en nada, ya que sus políticas son gemelas: ¿acaso lo criticaría por regalar el petróleo y la pesca, o por avanzar con el negocio minero? ¿Qué kirchnerista lo haría? ¿Yahuar, Eliceche o el Rafa Williams? Es evidente que hay una absoluta similitud en sus programas de gobierno y por eso poco podían decir para diferenciarse.

La otra razón para no jugar a fondo, y ésta es la fundamental, la explica el método de construcción del kirchnerismo como proyecto político: nunca se sabe quién será su futuro aliado y compañero de ruta. Todo oportunismo y toda alianza es posible, siempre estando todo justificado por las “necesidades de acumular para el proyecto nacional y popular”. El enemigo de hoy puede ser para los K el aliado de mañana, así como el hermano de hoy puede ser el enemigo de mañana.

Los acuerdos con Saadi y con Menem son los ejemplos más actuales y patéticos de toda una sucesión de negociaciones con cualquiera que acepte pasarse a su bando. Quizás no Das Neves pero seguro que Buzzi o Mac Karthy pueden mañana mismo pasar a ser parte del entusiasta coro de los cientos de ex menemistas que de repente se hicieron fervientes “nacionalistas populares”. Es sin dudas llamativa esa sincronía que suelen tener los políticos con la ideología que en sus respectivos discursos sustenta aquel que transitoriamente se encuentra en el poder.

Si finalmente es declarado vencedor Buzzi estaremos ante uno de los gobiernos más débiles y más surcados de internas de los que se tengan memoria en Chubut. Especialmente llamativo es que será un gobierno débil desde su mismo nacimiento: con la legislatura en contra, jaqueado por el dasnevismo, sin tropa propia y con Mac Karthy de vice, que siguiendo su vieja tradición familiar empezará desde el primer día a tratar de asumir él la gobernación (el ex gobernador Perl y el ex intendente de Trelew Horacio Gómez pueden dar testimonio de estas características del mackarthysmo). La expresión más increíble de esta interna ya abierta fue el acto del domingo 20 por la noche, cuando Das Neves anunciaba la victoria de una fórmula gubernamental que brillaba por su ausencia.

Pero lo más grave de estas elecciones fue la virtual desaparición de toda expresión opositora a la hegemonía del PJ en el plano electoral. La UCR continua su más que merecida caída libre tras sus 12 años en el poder (que por ejemplo nos dejaron nuestra ilegitima constitución provincial, contra la que hoy los radicales protestan porque entrega casi todos los cargos a la mayoría). Del resto de los partidos que constituyeron una opción electoral ninguno superó el 2% (excepto el Provech en diputados, que apenas se acercó al 3%) y todos bajaron considerablemente sus porcentajes con respecto a la elección del 2009 en Chubut.

Fue muy significativa la cantidad de votos en blanco (16.013, un 6,22% de los votos), que superó a todos estos partidos políticos, transformándose en la cuarta fuerza de la provincia. Estos elementos ponen más de relieve algo que ya planteamos en nuestro posicionamiento antes de las elecciones: es una tarea fundamental de todos los que luchamos por construir una sociedad distinta el poner en pie un frente político y social de los que luchan, que tenga inserción real en los barrios de nuestra provincia y que sea construido desde abajo.

Nos sigue faltando esa alternativa de poder real de los trabajadores y el pueblo. Nuestra organización no es ajena a esta realidad, sino que somos y nos asumimos como parte del problema ya que lamentablemente todavía no hemos logrado construir esa alternativa de los trabajadores y el pueblo. Desde ya pondremos todas nuestras fuerzas militantes para hacerlo.

Pero necesitamos de tu ayuda para lograrlo. Si los de abajo seguimos desorganizados son los patrones quienes ganan y van a seguir ganando. Nuestra única alternativa no puede seguir siendo votar a un supuesto mal menor. Debemos avanzar en la construcción de poder obrero y popular desde cada lugar de trabajo, desde cada barrio, cada escuela, cada hospital. Es el pueblo quien debe protagonizar el proceso que termine con las injusticias y constituya un mejor futuro.

Movimiento de Izquierda Revolucionaria
(Regional Chubut)

A 35 años del golpe genocida: En la huella de los 30.000

(Volante nacional de MIR, a 35 años del golpe militar genocida)

En Capital, participamos junto a la Regional Buenos Aires de la Coordinadora de Organizaciones y Movimientos Populares de la Argentina (COMPA), de la marcha de Congreso a Plaza de Mayo del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, a partir de las 14.30 horas.  También seremos parte de actividades y movilizaciones en Mar del Plata, Rosario y Cipolletti (Río Negro). Mientras que ayer fuimos convocantes e impulsores de las iniciativas y movilizaciones llevadas a cabo unitariamente en Mendoza y Trelew (Chubut).

En diversos puntos del país,  repudiamos a la dictadura y nos movilizamos contra la impunidad de ayer y de hoy.

A 35 años del golpe genocida

Hoy como ayer seguimos luchando

Con este 24 de marzo se cumplen 35 años del golpe de estado genocida. 35 años de aquella noche de marzo de 1976 cuando las Fuerzas Armadas daban por inicio a la noche más oscura de nuestra historia. Fue un punto de inflexión que torció la balanza a favor de las clases dominantes, el capital transnacional y los intereses imperialistas en nuestro país y en Nuestra América.

Con ese golpe dieron por tierra con aquella generación que dio la vida por transformar la realidad: décadas de luchas y experiencia acumuladas fueron barridas por una represión desconocida hasta entonces en el país. 30.000 desaparecidos/as fueron necesarios/as para que el neoliberalismo empezara su mandato. Las democracias posteriores lo apañaron, lo nutrieron, dando el puntapié inicial a la crónica negra de un país que se vio despojado de su derecho a ejercer la soberanía.

La historia, tristemente, es conocida, y cada 24 los argentinos y argentinas nos vemos interpelados a preguntarnos por las causas, pero sobre todo las consecuencias de este episodio.

Ante la masacre de una generación que supo pelear por una sociedad más justa, nuevas generaciones de militantes nacieron al calor de la lucha por los derechos humanos y el cese de la impunidad para los verdugos de siempre. Tuvimos siempre a mano la herramienta de la memoria, el no olvidar, el no perdonar, el no reconciliar. Pero cada 24, volvemos a repetir: ¿de qué nos sirve una memoria de aquel horror y de lo que perdimos aquellos 7 años, si no tiene a su vez un alcance político hoy, en la argentina contemporánea? ¿El recuerdo de los 30.000 se limita a repetir sus nombres una y otra vez, o se trata de hacernos cargos de sus banderas de lucha y continuarlas en el presente?

La misma pregunta cada 24, pero necesaria, porque nos permite visualizar cual es la situación social, política y económica de nuestro país, así como la posibilidad y la necesidad de transformarlo.

Mientras el 2011 se presenta como un año electoral, nuestro pueblo no sólo sigue padeciendo la mayoría de las secuelas generadas por las políticas del neoliberalismo, sino que incluso éstas continúan reproduciéndose día a día como partes estructurales del régimen actual.

¿Se puede hablar de derechos humanos cuando buena parte de la población es jaqueada por el hambre y la miseria; cuando un gran sector de los trabajadores y trabajadoras están impedidos de tener un salario digno; cuando la precarización laboral en el país del “fifty-fifty” llega a un 40%?

¿Dónde estaban los derechos humanos cuando en octubre pasado la patota sindical de la Unión Ferroviaria se llevaba la vida del compañero Mariano Ferreyra? ¿Hay o no hay derechos laborales para los tercerizados/as del Ferrocarril Roca, o para todos los tercerizados/as del país, cuando reclaman por el pase a planta y por ser contratados como lo establece la ley? Y frente a todo esto nos preguntamos si la democracia sindical, por la que peleaba Mariano, y por la que pelean miles de trabajadores/as en todo el país, no es también uno de los derechos más indispensables para la vida en democracia. En el mismo sentido, cómo pensar en estos dirigentes sindicales-empresarios y en las estructuras burocráticas que terminan siendo factor necesario para la precariedad y los bajos salarios, sin el avance que comenzó la dictadura sobre la organización genuina de lo/as trabajadores/as. La misma lucha.  Justicia y dignidad, democracia sindical.

¿Qué sensaciones nos despierta el pensar en los derechos humanos, cuando en los años del bicentenario las comunidades originarias no sólo son imposibilitadas de tener derecho a su propia tierra, sino que también son excluidas, perseguidas y brutalmente reprimidas, como el Pueblo Qom en Formosa bien pusieron a la luz resistiendo primero en su provincia y ahora en la Av. 9 de julio? El silencio oficial ante los asesinatos en Formosa, en noviembre pasado, dieron fe de la cuenta pendiente que los gobiernos y el Estado tienen con los pueblos indígenas de nuestro país. No debemos olvidar la hipocresía y el abandono del gobierno sobre los hermanos Qom en su persistente reclamo por justicia.

¿Se cumplen los derechos humanos de los pibes y pibas de los barrios humildes, asediados cotidianamente por el aparato represivo policial del Estado; con todos los y las jóvenes asesinados en las cárceles y comisarías a lo largo y a lo ancho del país? En 27 años de democracia, más de 3000 son los muertos por gatillo fácil.

Muchas organizaciones sociales y populares damos la batalla para frenar este auténtico genocidio, pero sucede que al tiempo que nos movilizamos en contra de las condiciones paupérrimas de las cárceles y exigiendo el desmantelamiento de todas las fuerzas represivas de carácter ya feudal, nos encontramos con una derecha reaccionaria, dentro y fuera del Gobierno, que en lugar de preocuparse por las condiciones de vida del pueblo, agita con los fantasmas de lo/as jóvenes criminales, es decir, según ellos/as, “la causa de todos los problemas”. Hoy la Ley de Baja de Imputabilidad es sinónimo de una avanzada de los herederos políticos del golpe, de los sectores que impulsan la criminalización  de la juventud y la pobreza como la solución a la inseguridad y las penurias de nuestro país. Pobreza que, a pesar de una u otra medida puntual de asistencia social,  se ha transformado en un dato estructural en un país en donde los grandes grupos económicos han recompuesto y mejorado sus niveles de ganancia, bajo un modelo que genera rentabilidades extraordinarias para ellos, sin que veamos pasos consistentes por parte de los responsables del modelo para revertir tal situación.

Entonces, si hablamos de memoria y de lucha contra la impunidad, aquí es dónde nos vemos obligados y obligadas, como organizaciones políticas y sociales, como militantes, a frenar las arremetidas conservadoras y exigir el mejoramiento de las condiciones de vida de los sectores populares, lo que implica necesariamente no conformarnos y dar batallas frontales contra los pilares del actual modelo de acumulación.  Un modelo que produce riqueza lastimando los derechos humanos con el monocultivo y la mega-minería, con los recursos energéticos y la tierra extranjerizada.

El 24 de marzo es una fecha de memoria y pelea contra el olvido, pero es sobre todo una fecha de lucha, donde todas las banderas de juicio y castigo a los genocidas de ayer y de hoy, de exigencia por un salario justo, por derecho a la tierra, a un trabajo decente, por derecho a estudiar y acceder a la salud, a una vivienda y un ambiente dignos tiene que estar más presentes que nunca; todas esas banderas se alzan y salen a las calles un mismo día. Es la marcha de las marchas, cuando desde el campo popular en su conjunto recordamos que no olvidamos, no nos reconciliamos pero sobre todas las cosas seguimos acá, luchando.

Luchamos por los desaparecidos de la dictadura y de la democracia. Por los asesinados el 19 y 20 de Diciembre. Por Julio López y Luciano Arruga. Por Carlos Fuentealba. Por Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, por Mariano Ferreyra. Por los hermanos Qom de Formosa. Por los pibes asesinados de Bariloche. Por las familias humildes que perdieron un padre o un hermano en Soldati. Por los que perdieron un amigo en La Cárcova. Por todas las cientos de hijas que día a día son secuestradas por las redes de trata. Por eso marchamos este 24. Es que hoy en día seguimos, a fin de cuentas, levantando aquella misma bandera de la revolución por la que  lucharon, soñaron y dieron la vida los 30000 desaparecidos.  Hoy como ayer, todos los días, construyendo poder popular, dando batalla por el cambio social.

Basta de represión en barrios y comunidades!!!

Basta de trabajo precario y esclavo!!!

Basta de redes de trata y mujeres desaparecidas!!!

Nos encontramos a las 14.30 en Yrigoyen y Entre Ríos

COMPA Buenos Aires: Asamblea Barrial de Beccar; Casa de la Cultura Los Compadres del Horizonte; Cátedra Abierta de Estudios Americanistas; Centro Cultural de los Trabajadores; Colectivo de Educación Popular en Cárceles; Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares (CEIP); Espacio Chico Mendes; Frente Popular Darío Santillán; Juventud Rebelde 20 de Diciembre (La Mella, Lobo Suelto, La Trifulca); Organización Popular Fogoneros; Rebelión – Corriente Universitaria; Socialismo Libertario. / Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR)

(Declaración consensuada con la Regional Buenos Aires de la COMPA, con quien marcharemos en el día de hoy en la Ciudad de Buenos Aires)

8 de Marzo: Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras

Afiche de la actividad en la que participaremos desde MIR por el Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, en ciudad de Buenos Aires. Nuestra organización será parte también de actividades recordatorias en Trelew (Chubut) y Mendoza Capital, junto con otras fuerzas políticas, sociales y agrupaciones feministas de esas provincias.

  • A 40 años de la Fuga y la Masacre: ¡Vamos a Trelew!

  • Por la nulidad de la “Ley Antiterrorista”

  • Edición Especial: A 10 años de la Rebelión Popular (CONSEGUILO junto con A Vencer)

  • ¡Mariano Ferreyra, PRESENTE!

  • LA GALLE A LA CALLE (visitá blog por la libertad de Karina Germano)

  • Aparición con vida de Luciano Arruga

  • ¿Y Julio López? (mirá video)

  • A Vencer

  • Campaña Financiera 2011