Charla – Debate: A 30 años de la guerra de Malvinas

¿Soberanía o Colonia?: 

¿Qué representa la lucha por la recuperación de Malvinas?

 Miércoles 25/04 – 17:30 horas

Aula 7014 (del Centro de Estudiantes)

Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS)

 Participarán:

Ricardo Aronskind (profesor de Política Internacional UNGS)

Fabián Harari (Historiador. Integrante de Razón y Revolución)

Héctor Lobbe (Historiador. Autor de “La guerrilla fabril”)


Organiza: 

Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)

(Regional Oeste – GBA)

mir_zonaoeste@yahoo.com.ar

Declaración del MIR ante la medida del gobierno nacional

Expropiación de YPF: un límite al saqueo que no asegura la soberanía energética

El anuncio del gobierno nacional de la expropiación, mediante pago, del 51% de las acciones de YPF en manos de la petrolera española generó una fuerte repercusión, tanto en nuestro país como en el extranjero. No es para menos: en si misma la medida supone un límite parcial al vergonzoso saqueo de nuestras riquezas que venía llevando adelante la empresa petrolera de un país que, aunque parezca chiste, no tiene una gota de petróleo.

Sin embargo, las características de la medida hablan a las claras de los límites de clase y políticos del gobierno que la lleva adelante, ya que no va a fondo en unos cuantos aspectos cruciales por lo que no garantiza la recuperación de la soberanía energética. En este sentido, está claro que la necesidad de avanzar en el control de YPF se impuso como una cuestión de primer orden para la competitividad del capitalismo argentino, asfixiado por un gasto anual por importación de combustible que este año rondará los US$ 12.000 millones y del que depende el funcionamiento de la economía nacional.

Por eso afirmamos que esta medida, si bien orientada en un sentido general que compartimos, resulta insuficiente en diversos puntos:

En primer lugar, porque más que de una expropación se trata de una compra compulsiva de una parte del paquete accionario, lo que llegado el momento demandará una altísima e injustificable erogación de miles de millones de dólares para el estado nacional.

En segundo orden, porque se limita a “expropiar” el 51% de las acciones de Repsol (que poseía el 57%), sin avanzar -cuanto menos- sobre el 25% de las acciones en manos del Grupo Eskenazi, que desembarcó en YFP sin poner un solo peso de la mano del mismo Néstor Kirchner (quien promovió su ingreso con el objetivo de “argentinizar” la empresa). Cabe señalar que esta política se demostró un fracaso rotundo y que lejos de detener el saqueo de Repsol lo agudizó hasta devenir en una verdadera estrategia de vaciamiento empresarial.

A su vez, el proyecto oficial mantiene la estructura de Sociedad Anónima (S.A.) con cotización en bolsa, lo que abre el juego a nuevas empresas multinacionales, tan voraces como Repsol, por lo que dista mucho de ser una verdadera estatización, como exige una genuina política de recuperación de la soberanía energética.

Ligado a lo anterior, no puede omitirse que las provincias que no son petroleras quedaron excluidas de esta medida, sin participación alguna en la propiedad del 51% recuperado, cuando en verdad se trata de un recurso estratégico perteneciente a la Nación en su conjunto y no el botín de negociación fiscal de un puñado de gobernadores.

Como quinto elemento, y no menor, designar al ministro Julio De Vido al frente de la intervención de YPF resulta un despropósito total. ¿Qué puede esperar de este oscuro funcionario que impulsó la privatización de YPF (al igual que los máximos dirigentes kirchneristas, empezando por Néstor y Cristina, que durante los ´90 apoyaron de cuerpo y alma la iniciativa menemista) y que luego fue cómplice y co-responsable de la debacle energética que hoy justifica la expropiación? De Vido al frente de YPF es como poner a un zorro al cuidado de un gallinero.

Por las razones anteriores, desde MIR planteamos que para avanzar en un verdadero camino de soberanía energética, que rompa con la dependencia, es preciso llevar adelante la estatización total de YPF, sin pago, bajo control obrero. A su vez, reclamamos que esta misma política soberana se extienda a todos nuestros recursos naturales y ambientales, acechados por las multinacionales mineras y por las “expediciones humanitarias” del ejército yanqui, como la que tiene lugar actualmente en la provincia del Chaco.

Cada vez está más claro que estas soluciones de fondo, que el kirchnerismo evita, sólo pueden venir de un gobierno de los trabajadores y del pueblo que vaya hasta el final en la ruptura contra el saqueo y la explotación.

Por último, y más allá de estas diferencias sustanciales con la medida anunciada por la Presidenta Cristina Kirchner, reivindicamos enérgicamente el derecho del estado argentino a tomar las medidas que considere pertinente en materia del control de los recursos energéticos y naturales de nuestro país, sin injerencia o intromisión extranjeras. Por lo que rechazamos cualquier tipo de represalia -económica o política- por parte de España, la Unión Europea o de cualquier otra potencia imperialista.

Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)
(19/04/2012)

  • A 40 años de la Fuga y la Masacre: ¡Vamos a Trelew!

  • Por la nulidad de la “Ley Antiterrorista”

  • Edición Especial: A 10 años de la Rebelión Popular (CONSEGUILO junto con A Vencer)

  • ¡Mariano Ferreyra, PRESENTE!

  • LA GALLE A LA CALLE (visitá blog por la libertad de Karina Germano)

  • Aparición con vida de Luciano Arruga

  • ¿Y Julio López? (mirá video)

  • A Vencer

  • Campaña Financiera 2011