Por un frente político y social, antiimperialista y anticapitalista

Nos sumamos a la COMPA

A principios de este año los compañeros/as de la Coordinadora de Organizaciones y Movimientos Populares de la Argentina (COMPA) invitaron a MIR a sumarse a esa coordinación. Semanas atrás, nuestra organización resolvió finalmente integrarse a la COMPA elaborando con ese fin un documento referido a la etapa política actual, de análisis y perspectivas, del que publicamos una versión resumida.

Más de 9 años de gobiernos kirchneristas

Con tres gobiernos sucesivos, y en plena elucubración de cómo desarticular las trabas legales para un cuarto mandato, el proyecto político encabezado por Néstor y Cristina Kirchner registra una inédita continuidad y duración que no tiene antecedentes desde la inestable vigencia del régimen democrático representativo de la burguesía en Argentina.

Su origen y razón de ser se ubican en el escenario post Rebelión Popular de 2001, constituyéndose como la salida más inteligente que un sector de las clases dominantes supo poner en pie –con elementos de concesión y resignificación de varias de las reivindicaciones populares expresadas en Diciembre de 2001- para salir de esa extraordinaria crisis económica, social, política e institucional que vivió nuestro país.

Sin embargo, no puede perderse de vista –y menos ahora con el nivel de disputa interna que comienza a exteriorizarse- que más allá de sus rasgos novedosos fruto del momento histórico en que emerge, el kirchnerismo no deja de ser -en un sentido acotado- la transitoria fracción política de dirección del movimiento peronista clásico. Es decir, el equipo de dirección de la única fuerza política, policlasista, capaz de garantizar la estabilidad del régimen capitalista en Argentina, en virtud de su hegemonía política en el seno de la clase obrera (reforzada, no originada, por el control burocrático de las direcciones sindicales) y su supremacía en las barriadas populares, a través de las estructuras de punteros y de los dispositivos estatales de distribución y acceso a recursos (tanto a nivel de municipios, provincias o Nación).

En otro orden, es interesante destacar que cierto componente original que hace del kirchnerismo una suerte de amalgama de peronismo clásico con progresismo y sectores independientes, es un fenómeno casi exclusivamente metropolitano, o cuanto mucho de algunas pocas grandes ciudades. Al decir del sociólogo y encuestador kirchnerista Artemio López “eso llega hasta la General Paz” y después de ese límite geográfico el kirchnerismo es “peronismo puro y duro” (afirmación que resulta evidente en el resto de las provincias donde el kirchnerismo no es más que una abstracción que apenas si disimula las formas clásicas de los pejotismos provinciales, con rasgos semi-feudales en algunos casos).

¿Por qué toda esta introducción referida, esquemática e insuficientemente, a los rasgos generales del kirchnerismo? Porque es a través de la acción política de los gobiernos kirchneristas que la institucionalidad burguesa se recompuso a niveles inimaginables luego de la crisis de dominación que abrió la Rebelión Popular de 2001, lo que plantea novedosas tareas y exigencias políticas diferentes a las que veníamos acostumbrados muchos de quienes nacimos a la militancia al calor de la resistencia al menemismo y después la seguimos con la Alianza y el duhaldismo.

Es en este ámbito, en el de la propuesta política concreta, en el que el kirchnerismo ganó terreno progresivamente dentro del movimiento popular, haciendo suyas banderas que nunca lo habían sido. Sobre la base de la administración inteligente de un ciclo económico expansivo luego del crack del 2001, sumó adhesiones a través de algunas medidas más o menos profundas y/o contradictorias que dieron respuesta y empalmaron con genuinas aspiraciones populares: política de derechos humanos, estatización de los fondos previsionales, Ley de Medios, YPF, Ley de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género, etc.

Así, el peronismo kirchnerista logró ensanchar su base de sustentación y fracturó a diversas organizaciones gremiales y sociales que habían resistido al neoliberalismo; e incorporó a la militancia a numerosos sectores juveniles, contando para ello con cuantiosos y renovados recursos estatales.

Por un frente político y social, antiimperialista y anticapitalista

De aquí surge la necesidad de desplegar iniciativa política y dar pasos concretos en la conformación de un frente político y social, antiimperialista y por el socialismo, de alcance nacional, capaz de dar algún nivel real de disputa en el terreno que hoy propone y dirige el kirchnerismo con holgura.

Consideramos que la COMPA ha tenido el mérito de hacer punta en esta tarea, lo que a su vez le plantea mayores responsabilidades a la hora de pensar y proyectar políticas para el desarrollo y crecimiento de un espacio de “nueva izquierda” que la excede. Y que a su vez tiene el desafío de no repetir el derrotero de las cíclicas construcciones centroizquierdistas en nuestro país, con los resultados decepcionantes conocidos por todos.

Cabe destacarse que nuestra intervención debe darse en un escenario de fuerte fragmentación del campo popular que supo resistir al neoliberalismo durante los ´90, en el que intervienen diversos actores con sus proyectos políticos en disputa, lógicamente. Sólo para mencionar los más relevantes pueden señalarse:

* La CTA-Yasky, dirigida por Nuevo Encuentro de Sabatella, que pasó del apoyo crítico al kirchnerismo al “cristinismo” obsecuente, y que cuenta en su seno, ni más ni menos, con una de las más importantes experiencias de organización obrera independiente de las últimas décadas: la asociación gremial del Subte.

* La CTA-Micheli, que junto al PCR, Libres del Sur y el MST, son expresión de un sector de centroizquierda hoy hegemonizado por el sojero Frente Amplio Progresista (FAP) de Binner, De Gennaro, Stolbitzer, Lozano y Tumini, que desplazó a Proyecto Sur de Pino Solanas (acompañado por el MST) como referencia política del espacio. Este sector empezará a crujir cuando se aproximen las elecciones legislativas del 2013 y el Partido Socialista de Binner intente reeditar un nuevo capítulo de su histórico vínculo electoral con la UCR.

* Por último, la izquierda partidaria tradicional encabezada por el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) del PO, PTS e IS, con los vicios sectarios y aparatistas ya sabidos, lo que no exime de méritos en las construcciones de los compañeros, sobre todo en su vocación de inserción y desarrollo en franjas de la clase obrera industrial.

Entre estas expresiones -en disputa, tensión o proximidad, según el caso- aparece el heterogéneo espectro de organizaciones políticas y sociales de “nueva izquierda” que nos pronunciamos por la construcción de poder popular y una alternativa política de los de abajo (tareas que entendemos dialécticamente ligadas, a su vez, con la construcción simultánea de organización política revolucionaria de la clase trabajadora y el pueblo).

Este amplio espacio de organizaciones populares, pese a tener un desarrollo considerable en el movimiento social y compartir numerosas actividades y ámbitos de construcción de base, aún no logra despuntar en el escenario político nacional con una voz y propuestas propias, déficit que resulta urgente superar.

Desde nuestro punto de vista, hacia este sector debemos destinar los mayores esfuerzos de unidad en esta etapa, apuntando a consolidar en el más breve plazo posible un primer anillo de alianza entre la COMPA, las organizaciones del Espacio de Humahuaca y COB La Brecha, no sólo para pensar las actividades para las fechas relevantes de la agenda popular, sino para comenzar a debatir sin eufemismo los ejes programáticos y métodos de construcción de una perspectiva frentista común (…) No desconocemos que con eso sólo no alcanza, pero entendemos que por allí hay que empezar para plantearnos después niveles superiores de unidad.

(…) Con estas posiciones y expectativas tenemos la mayor disposición para aportar a la construcción de la COMPA.

Saludos fraternales,

Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)
(Junio 2012)

Anuncios

Pronunciamiento ante el paro convocado por un sector de la CGT

El 27 paremos y levantemos una voz propia, por las reivindicaciones de toda la clase trabajadora

Hoy, miles de trabajadores y trabajadoras llenamos Puente Pueyrredón recordando a Darío y Maxi a 10 años de la Masacre de Avellaneda, dando muestras que para nuestra clase y nuestro pueblo mantienen plena vigencia las banderas por las que ellos entregaron generosamente sus vidas. Y su compromiso militante, en pos de una vida digna, son para nosotros una referencia política y ética desde la cual seguimos construyendo la perspectiva de cambio social que necesita nuestro pueblo.

Desde esta pertenencia, amplia y unitaria, queremos pronunciarnos en relación al paro y la movilización a Plaza de Mayo convocado para mañana miércoles 27 de junio por varios gremios encabezados por Hugo Moyano, con el convencimiento de que las consignas que levanta la CGT, si bien parciales, son justas: el salario no es ganancia y las asignaciones familiares deben ser percibidas por todos los trabajadores y trabajadoras. A lo que se suma el grave hecho de que el gobierno respondió con la movilización de la Gendarmería frente a un legítimo reclamo sindical.

Sin embargo, en la convocatoria de Moyano se entremezclan legítimas reivindicaciones obreras con los evidentes intentos de reagrupamiento político de sectores derechistas, por dentro y fuera del oficialismo. En este sentido, expresamos nuestro repudio a las patronales y a los políticos del gobierno como Scioli, o de la oposición antipopular como el duhaldismo, Macri, la UCR y otros, que intentan sacar rédito de la lucha obrera. Rechazamos además la presencia en cualquier acto de los trabajadores de esos dirigentes políticos patronales y de entidades como CONINAGRO, la Federación Agraria y otras, caracterizadas por defender los intereses oligárquicos de la burguesía agraria. Ni que hablar de otros personajes menores de la derecha fascista que por estos días pretenden ganar visibilidad pública caceroleando por los barrios ricos de la Ciudad de Buenos Aires.

Sin una fuerza social de envergadura que permita disputar el sentido del acto, que tiene las características impuestas por sus convocantes, consideramos que no es pertinente la participación en el acto de Plaza de Mayo. A su vez, apoyamos que los trabajadores/as participen debatiendo democráticamente en sus lugares de trabajo, y tomen en sus manos la determinación con respecto al 27 de junio, en la perspectiva de construir un verdadero plan de lucha por las reivindicaciones del conjunto de los trabajadores y el pueblo.

Sin embargo, tenemos muy claro que los problemas de nuestra clase no empiezan ni terminan con las reivindicaciones y objetivos de la CGT, lo que plantea de modo urgente tomar la situación abierta por el paro de actividades, como un puntapié inicial para profundizar una lucha más amplia y extendida de la clase trabajadora en defensa de sus intereses.

Que la crisis no la paguemos los laburantes

En el marco de la crisis mundial, las patronales han comenzado con las suspensiones y los despidos como respuesta a la desaceleración de la economía nacional. Entre los más afectados se encuentran aquellos que están afiliados al SMATA y la UOM. Una lista mínima incluye a las siguientes empresas: Martin Amato, Mecca Castelar, R.B.I, Sabó, Rexam y Zoloda, Seat, todas en el Gran Buenos Aires. También se han registrado suspensiones en Fiat, Renault y Peugeot, y en numerosas empresas a lo largo y ancho de nuestro país.

A su vez, el alza de precios disminuye el poder adquisitivo de nuestros salarios, golpeando con más fuerza en los sectores de nuestro pueblo con menores ingresos. En nuestro país más de la mitad de los asalariados en blanco gana menos de $4000. Es decir que casi 4 millones de trabajadores apenas cubren el valor de la canasta básica; y, peor aún, según las cifras oficiales del INDEC los asalariados informales o en negro suman aproximadamente el 40% de los trabajadores.

Dentro de esta franja de trabajadores pobres, corresponde hacer una mención especial a aquellos que dependen de los distintos gobiernos (nacional, provinciales o municipales) y están inscriptos en el Plan Argentina Trabaja. Estos compañeros/as perciben salarios bajísimos y en la práctica están abaratando los presupuestos municipales.

En un momento así, con la crisis capitalista golpeando las puertas, con una estructura económica extranjerizada y monopólica en muchas de sus ramas, con una creciente inflación que ataca directamente al salario; la burguesía y el gobierno nacional buscan fracturar al movimiento obrero para que sea más dócil y domesticado. Las constantes descalificaciones de la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, hacia los sindicatos y las justas luchas de los trabajadores son una clara expresión de esa necesidad.

Tenemos que intervenir con una postura propia

Desde las organizaciones abajo firmantes expresamos que todas las medidas de lucha que desplieguen los trabajadores y trabajadoras en defensa de sus intereses son legítimas. Apostamos y confiamos en la movilización independiente de nuestra clase, conscientes de que tenemos por delante el desafío y la oportunidad de ensayar un recorrido propio en defensa de nuestros intereses, confiando sólo en nuestras propias fuerzas.

De más está decir que no depositamos ninguna confianza en Moyano ni mucho menos aún en una serie de dirigentes sindicales que lo acompañan en esta ocasión, como Venegas y Barrionuevo. No obstante, afirmamos que en este 27 de junio es necesario impulsar la más amplia participación de trabajadores y trabajadoras en el paro de actividades, más allá de su pertenencia a cualquier central sindical o sindicato en particular.

Con ese fin, llamamos a parar y a debatir ampliamente en todos los lugares de trabajo y en asambleas, la necesidad de que los trabajadores y trabajadoras intervengamos activamente en esta difícil situación.

Todos los sectores democráticos, antiburocráticos y de lucha del movimiento obrero necesitamos definir una intervención común y comenzar a construir una alternativa para el conjunto de nuestra clase, sin descartar eventuales u ocasionales unidades de acción, pero claramente delimitados de estas desprestigiadas direcciones sindicales convocantes y de los oportunistas políticos patronales que quieren subirse al carro de la lucha obrera.

En ese camino, exigimos:

– Ni despidos, ni suspensiones. Reparto de las horas de trabajo sin disminución salarial.
– Derogación del impuesto al salario (mal llamado impuesto a las ganancias).
– Universalización de las asignaciones familiares.
– 82% móvil en las jubilaciones.
– Salario mínimo acorde a la canasta familiar.
– Basta de trabajo en negro, de flexibilización y precarización laboral y contratos basura.
– Mayores impuestos a los más ricos, no al IVA a los artículos de primera necesidad.
– No pago de la deuda externa.
– Desprocesamiento de los luchadores. Abajo la ley antiterrorista.
– Por un modelo sindical democrático, participativo y con principios de clase.
– Por una alternativa política de los de abajo.

Primeras firmas
* Corriente Político Sindical Rompiendo Cadenas
* Coordinadora de Organizaciones y Movimientos Populares de Argentina (COMPA) (1)
* Corriente de Organizaciones (COB) La Brecha (2)
* MTD Aníbal Verón
* Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)
* Colectivo desde el Pie
* Quebracho
* Agrupación Domingo Menna, Agrupación Kiki Lezcano, Casa del Trabajador Agustín Tosco, Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social MULCS, Movimiento Unidad y Lucha

(1) COMPA: Frente Popular Darío Santillán, Juventud Rebelde-Rebelión; Organización Popular Fogoneros; Socialismo Libertario; CEIP-Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares; Espacio Chico Mendes; Estudiantes Críticos Lanús; Garabatos la Aceitera; GEAL-Grupo de Estudios sobre América Latina y el Caribe; Casa de la cultura Los compadres del horizonte; Asamblea popular de Becar; Grupo AMAICHA; “PANGEA” Colectivo de trabajadorxs; FROP-Frente Riojano de Organización Popular; Grupo Ecologista Pro Eco; Cátedra Abierta de Estudios Americanistas; Centro Cultural de los Trabajadores; Atrapamuros -Colectivo de Educación Popular en Cárceles-; Agrupación Rodolfo Ortega Peña; Colectivo P.U.MA; Comedor Germinal; JAT -Juventud Anarquista de Tucuman; Organización Feminista Anticapitalista La Otredad; TIERRHA ; Colectivo La Minga; El Espejo; OTRAL – Organización de Trabajadores Rurales de Lavalle; Retamo; Minga – Grupo de Educación Popular; La Otra Voz ; Córdoba se Mueve ; Asamblea Permanente por los Derechos de la Niñez de General Pico –APDN- (2) 

(2) COB La Brecha: Frente por la Resistencia; Agrupación Universitaria La Cárcava; Cooperativa de Trabajo Cae Babylon; Sin Cautivas – Feministas por la Resistencia; La Ciega -Colectivo de Abogados Populares; El Galpón de Tolosa; Movimiento Cultural Hagamos Lo Imposible; CAUCE–UNLP;- CAUCE-UBA (Corriente Antiburocrática Universitaria Contra la Explotación); EPE; FOL-Frente de Organizaciones en Lucha; Organización Popular y Rebelde Villa Hidalgo

A 10 años de la Masacre de Avellaneda

Darío y Maxi, ¡Presentes!

Documento del “Espacio 20 de Diciembre”

A 10 años de la Masacre de Avellaneda:

Seguimos construyendo Poder Popular.

Por una Argentina sin hambre, sin saqueo ni explotación

A diez años de la represión que intentó acallar las luchas populares y se cobró las vidas de Darío y Maxi; en un contexto donde se reaviva la impunidad de los asesinos de Fuentealba, Kosteki y Santillán; en un momento político en el que las luchas de los trabajadores son judicializadas y criminalizadas; las organizaciones populares seguimos reclamando justicia, construyendo poder popular y gestando un nuevo proyecto de país, sin hambre, sin saqueo ni explotación.

La Masacre de Avellaneda, al igual que la rebelión del 19 y 20 de diciembre, provocó una indignación en todo nuestro pueblo y marcó a fuego a una nueva generación militante, para quienes los ejemplos de Maxi y Darío proyectaron un compromiso de lucha e intransigencia contra las injusticias que nos advierte sobre los peligros que entraña el posibilismo y la resignación.

En estos años los gobiernos kirchneristas adoptaron algunas medidas efectivamente progresivas, en muchos casos inspiradas en históricas reivindicaciones populares. Pero estas medidas no configuraron un programa integral capaz de superar la precarización del trabajo, el salario y la vida. La política de “sintonía fina” frente al impacto de la crisis internacional no ha resuelto sino profundizado el golpe de la inflación sobre los bolsillos del pueblo. El gobierno intenta poner techo a las paritarias, sostiene un sistema impositivo regresivo y a una gran masa de trabajadores precarizados y tercerizados. A la vez instala un discurso que condena y judicializa la lucha, como vemos que sucede hoy ante los distintos reclamos sociales y sindicales. A eso se suman problemas estructurales como la ausencia de una política integral de transporte público, que por su estado de abandono pone en riesgo la vida de nuestro pueblo como sucedió hace cuatro meses en la tragedia ferroviaria conocida como la Masacre de Once.

Entendemos que cualquier proyecto emancipatorio debe revertir la sobreexplotación y el saqueo de los bienes naturales por parte de corporaciones transnacionales; la “sojización” cada vez más extendida del campo; el modelo de la megaminería con las consecuencias socio ambientales que implica, así como el entramado industrial extranjerizado, concentrado, y basado en variadas formas de sobreexplotación de los trabajadores que sustenta este modelo productivo.

En el terreno de los derechos humanos, los avances en los juicios a los represores de la pasada dictadura no abarcaron a los responsables económicos, que aún siguen impunes. Es un buen paso el procesamiento a Blaquier, directo responsable de las muertes y desapariciones en el Ingenio Ledesma, pero los casos aislados no deben conformarnos. Exigimos juicio y castigo ya, también a los mentores y artífices civiles del genocidio. Del mismo modo y con el mismo énfasis luchamos por los derechos humanos de hoy: para que no se sigan invisibilizando la muerte de los luchadores y las luchadoras de los pueblos originarios o de países hermanos, para que no sigan quedando impunes los crímenes contra los sectores más humildes por el gatillo fácil o por la represión en las cárceles, que son verdaderos centros de criminalización de la pobreza; para que no continúe invisibilizada la muerte de mujeres por abortos clandestinos o por ser víctimas de las redes de trata para la prostitución. Al mismo tiempo decimos: ¡Abajo la ley antiterrorista!

El 2001 y la Masacre de Avellaneda dejaron un legado importante de experiencias organizativas de “los y las de abajo” que se extienden en los barrios, en los lugares de trabajo, en las aulas, en las asambleas. Y también en el plano cultural, artístico y simbólico, a partir de la ocupación de las calles en forma creadora, lo que se ve especialmente reflejado en la apropiación de la Estación que nuestro pueblo rebautizó con el nombre de Darío y Maxi, convertida en una muestra permanente de arte popular, y desplazando el nombre de Nicolás Avellaneda, ex presidente protagonista de la campaña de exterminio de pueblos originarios conocida como Campaña del Desierto, represor de huelgas de inquilinos, representante de las clases dominantes.

Por eso el desafío de las organizaciones populares pasa por reforzar la construcción de un proyecto político emancipatorio basado en una transformación estructural y cultural profunda de nuestra sociedad, sin mezquindades ni sectarismos, de carácter popular, anticapitalista, antipatriarcal, anticolonial, latinoamericanista y antimperialista, en una perspectiva socialista.

Hoy alzamos la voz frente a los crímenes del 26 de junio de 2002, los del 19 y 20 de diciembre y los asesinatos por represión en democracia. De Carlos Fuentealba y Mariano Ferreyra. De Rosemary Churapuña y Bernardo Salgueiro, asesinados en la represión del IndoamericanoDe Roberto López y Sixto Gómez, de la comunidad Qom de Formosa. De Cristian Ferreyra, asesinado por los sicarios del agronegocio en Santiago del Estero. De Mono, Jere y Patóm y, hace pocos días, de un nuevo asesinato cometido contra otro de los pibes de nuestros movimientos en Rosario. Alzamos la voz por las desapariciones de Julio López y Luciano Aurruga, y por el asesinato de Silvia Suppo. Porque en todos ellos y ellas y en tantos casos más, los reclamos de justicia sólo se verán redimidos cuando los culpables paguen, pero sobre todo cuando logremos poner en pie una Argentina donde no haya impunidad, ni hambre, ni saqueo ni explotación. Una Argentina de y para las grandes mayorías de nuestro pueblo, de los trabajadores y de las trabajadoras, de los campesinos y las campesinas, de los pueblos originarios, de los hombres y las mujeres, de las diversidades sexuales, de la juventud y de los y las estudiantes. Ese será el mejor homenaje y la mejor reivindicación que podamos hacer de nuestros compañeros caídos, que estarán presentes mientras nosotros sigamos luchando.

*Cárcel común, perpetua y efectiva a los autores materiales de los crímenes de Darío Santillán, Maximiliano Kosteki y Carlos Fuentealba

*Juicio y Castigo a Duhalde, Atanasof, J.J. Álvarez, A. Fernández y todos los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda

*Contra la precarización laboral – Salario igual a la canasta familiar – 0% de IVA para los productos básicos. Por libertad y democracia sindical

*Por una Reforma Agraria Integral y Socialista – Por la Soberanía Alimentaria, Energética y Financiera de nuestro pueblo

*Basta de femicidios – Contra toda violencia de género – Aborto legal, seguro y gratuito

*Por el desprocesamiento de todos los luchadores y las luchadoras populares

*No a las bases norteamericanas y a la intervención imperialista – No al bloqueo de EEUU a Cuba

*Por la unidad y la autodeterminación de los pueblos de Nuestra América

A 10 años de la Masacre de Avellaneda, por un país con soberanía popular

¡Por una alternativa política de los de abajo, con democracia de base, asamblearia y de lucha en las calles!

Lunes 25 y martes 26, todos y todas a la Estación “Darío y Maxi” (ex Avellaneda) y al Puente Pueyrredón.

 Espacio “20 de diciembre”:

* Coordinadora de Organizaciones y Movimientos Populares de Argentina (COMPA) (1)
* Corriente de Organizaciones (COB) La Brecha (2)
* Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) – Vía Campesina (3)
* CTA Capital
* MTD Aníbal Verón
* Quebracho
* Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)
* Colectivo desde el Pie
* Agrupación Domingo Menna, Agrupación Kiki Lezcano, Casa del Trabajador Agustín Tosco, Corriente del Pueblo, Instituto Taki Ongoy, Jóvenes al Frente, Jóvenes Kurmi, Movimiento Campesino de Jujuy, Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social MULCS, Movimiento Tupaj Katari, Movimiento Unidad y Lucha

(1) COMPA: Frente Popular Darío Santillán, Juventud Rebelde-Rebelión; Organización Popular Fogoneros; Socialismo Libertario; CEIP-Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares; Espacio Chico Mendes; Estudiantes Críticos Lanús; Garabatos la Aceitera; GEAL-Grupo de Estudios sobre América Latina y el Caribe; Casa de la cultura Los compadres del horizonte; Asamblea popular de Becar; Grupo AMAICHA; “PANGEA” Colectivo de trabajadorxs; FROP-Frente Riojano de Organización Popular; Grupo Ecologista Pro Eco; Cátedra Abierta de Estudios Americanistas; Centro Cultural de los Trabajadores; Atrapamuros -Colectivo de Educación Popular en Cárceles-; Agrupación Rodolfo Ortega Peña; Colectivo P.U.MA; Comedor Germinal; JAT -Juventud Anarquista de Tucuman; Organización Feminista Anticapitalista La Otredad; TIERRHA ; Colectivo La Minga; El Espejo; OTRAL – Organización de Trabajadores Rurales de Lavalle; Retamo; Minga – Grupo de Educación Popular; La Otra Voz ; Córdoba se Mueve ; Asamblea Permanente por los Derechos de la Niñez de General Pico –APDN-

(2) COB La Brecha: Frente por la Resistencia; Agrupación Universitaria La Cárcava; Cooperativa de Trabajo Cae Babylon; Sin Cautivas – Feministas por la Resistencia; La Ciega -Colectivo de Abogados Populares; El Galpón de Tolosa; Movimiento Cultural Hagamos Lo Imposible; CAUCE–UNLP;- CAUCE-UBA (Corriente Antiburocrática Universitaria Contra la Explotación); EPE; FOL-Frente de Organizaciones en Lucha; Organización Popular y Rebelde Villa Hidalgo

(3) MNCI- Vía Campesina: MOCASE de Santiago del Estero; MCC de Córdoba, UST de Mendoza; Red Puna de Jujuy; Encuentro Calchaquí de Salta; Mesa Campesina de Neuquén; Secupo de Buenos Aires.

Declaración del MIR ante la medida del gobierno nacional

Expropiación de YPF: un límite al saqueo que no asegura la soberanía energética

El anuncio del gobierno nacional de la expropiación, mediante pago, del 51% de las acciones de YPF en manos de la petrolera española generó una fuerte repercusión, tanto en nuestro país como en el extranjero. No es para menos: en si misma la medida supone un límite parcial al vergonzoso saqueo de nuestras riquezas que venía llevando adelante la empresa petrolera de un país que, aunque parezca chiste, no tiene una gota de petróleo.

Sin embargo, las características de la medida hablan a las claras de los límites de clase y políticos del gobierno que la lleva adelante, ya que no va a fondo en unos cuantos aspectos cruciales por lo que no garantiza la recuperación de la soberanía energética. En este sentido, está claro que la necesidad de avanzar en el control de YPF se impuso como una cuestión de primer orden para la competitividad del capitalismo argentino, asfixiado por un gasto anual por importación de combustible que este año rondará los US$ 12.000 millones y del que depende el funcionamiento de la economía nacional.

Por eso afirmamos que esta medida, si bien orientada en un sentido general que compartimos, resulta insuficiente en diversos puntos:

En primer lugar, porque más que de una expropación se trata de una compra compulsiva de una parte del paquete accionario, lo que llegado el momento demandará una altísima e injustificable erogación de miles de millones de dólares para el estado nacional.

En segundo orden, porque se limita a “expropiar” el 51% de las acciones de Repsol (que poseía el 57%), sin avanzar -cuanto menos- sobre el 25% de las acciones en manos del Grupo Eskenazi, que desembarcó en YFP sin poner un solo peso de la mano del mismo Néstor Kirchner (quien promovió su ingreso con el objetivo de “argentinizar” la empresa). Cabe señalar que esta política se demostró un fracaso rotundo y que lejos de detener el saqueo de Repsol lo agudizó hasta devenir en una verdadera estrategia de vaciamiento empresarial.

A su vez, el proyecto oficial mantiene la estructura de Sociedad Anónima (S.A.) con cotización en bolsa, lo que abre el juego a nuevas empresas multinacionales, tan voraces como Repsol, por lo que dista mucho de ser una verdadera estatización, como exige una genuina política de recuperación de la soberanía energética.

Ligado a lo anterior, no puede omitirse que las provincias que no son petroleras quedaron excluidas de esta medida, sin participación alguna en la propiedad del 51% recuperado, cuando en verdad se trata de un recurso estratégico perteneciente a la Nación en su conjunto y no el botín de negociación fiscal de un puñado de gobernadores.

Como quinto elemento, y no menor, designar al ministro Julio De Vido al frente de la intervención de YPF resulta un despropósito total. ¿Qué puede esperar de este oscuro funcionario que impulsó la privatización de YPF (al igual que los máximos dirigentes kirchneristas, empezando por Néstor y Cristina, que durante los ´90 apoyaron de cuerpo y alma la iniciativa menemista) y que luego fue cómplice y co-responsable de la debacle energética que hoy justifica la expropiación? De Vido al frente de YPF es como poner a un zorro al cuidado de un gallinero.

Por las razones anteriores, desde MIR planteamos que para avanzar en un verdadero camino de soberanía energética, que rompa con la dependencia, es preciso llevar adelante la estatización total de YPF, sin pago, bajo control obrero. A su vez, reclamamos que esta misma política soberana se extienda a todos nuestros recursos naturales y ambientales, acechados por las multinacionales mineras y por las “expediciones humanitarias” del ejército yanqui, como la que tiene lugar actualmente en la provincia del Chaco.

Cada vez está más claro que estas soluciones de fondo, que el kirchnerismo evita, sólo pueden venir de un gobierno de los trabajadores y del pueblo que vaya hasta el final en la ruptura contra el saqueo y la explotación.

Por último, y más allá de estas diferencias sustanciales con la medida anunciada por la Presidenta Cristina Kirchner, reivindicamos enérgicamente el derecho del estado argentino a tomar las medidas que considere pertinente en materia del control de los recursos energéticos y naturales de nuestro país, sin injerencia o intromisión extranjeras. Por lo que rechazamos cualquier tipo de represalia -económica o política- por parte de España, la Unión Europea o de cualquier otra potencia imperialista.

Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)
(19/04/2012)

Chubut: los jueces dieron licencia para matar

La policía mata, el gobierno calla

Hoy, 26 de marzo de 2012, por la tarde asesinaron al testigo clave del caso Almonacid (el joven que fue violado y torturado por la policía provincial en la seccional segunda de la ciudad de Trelew). Este testigo había sido sacado de la provincia supuestamente para protegerlo ante un intento de asesinato a los pocos días que había declarado acerca de la violación cometida por la policía. Su nombre era Bruno Rodríguez Monsalve, un joven de apenas 24 años.

Regreso de incógnito, y en el supuesto marco de un programa de protección a testigos, para realizar trámites personales. Sólo se iba a quedar un día en Trelew. Y en ese día fue asesinado a puñaladas en un barrio de la ciudad.

No creemos que haga falta ser muy inteligente, ni tener ninguna postura política muy definida, para observar la obvia y terrible conexión de este asesinato con el criminal fallo de la justicia provincial en el caso Antillanca. Como Movimiento de Izquierda Revolucionaria hemos denunciado que el fallo de Ana Laura Servent, Alejandro de Franco e Ivana González absolviendo a los policías asesinos de Julián Antillanca había dado a la policía provincial licencia para matar.

La policía, entonces, salió a matar.

La situación es realmente terrible. Toda la población de Chubut y de Argentina debe reaccionar ante estos dramáticos hechos que ponen en peligro a toda la población.

Ya no podemos esperar más. Debemos salir a luchar contra la impunidad. No pueden seguir matándonos. No puede seguir reinando la injusticia y la muerte mientras el gobierno provincial y los jueces garantizan la impunidad.

Es evidente que tampoco el gobierno nacional hace nada muy diferente, y así lo muestra la grave situación que hoy sufren los testigos del caso de espionaje en la Base Almirante Zar.

Exigimos al gobierno la inmediata separación de las autoridades de la policía provincial, la inhabilitación de todos los policías implicados en casos de violaciones a los derechos humanos, el juicio político a los jueces que liberaron a los asesinos de Julián, la reapertura del Juicio y el castigo a los responsables de la violación a Almonacid y el asesinato de Monsalve.

Hasta que eso no suceda seguiremos señalando que los culpables políticos de todas estas muertes son los gobernantes de la provincia, tanto los actuales como los de la pasada y funesta gestión.

Sólo el pueblo hará justicia, con la lucha y la dignidad

Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)

(Regional Chubut – 26/03/2012)

A 36 años del golpe militar genocida

¿Derechos humanos con la Ley Antiterrorista y el Proyecto X?

Un nuevo aniversario del golpe militar genocida del 24 de marzo de 1976 vuelve poner sobre la mesa la discusión sobre los contrastes y contradicciones del gobierno kirchnerista. La discusión y la polémica es ya conocida por todos: ¿se puede respetar consecuentemente los derechos humanos de cara a los ´70 pero violarlos frecuentemente en el 2012? Nos parece que no. Más allá de los avances concretos, aunque parciales, en los juicios a los militares genocidas, no hay respeto pleno a los derechos humanos mientras millones de mujeres y hombres de nuestro pueblo siguen sufriendo el flagelo de la pobreza y la marginación social. Mientras los responsables políticos de los asesinatos de los hermanos Qom en Formosa, del Parque Indoamericano en Villa Soldati o de Ledesma en Jujuy sigan impunes. Mientras se reprime y sitia militarmente a comunidades enteras en defensa de los negocios de las multinacionales mineras que saquean nuestros recursos.

Es que el gobierno nacional hace flamear la bandera del respeto a los derechos humanos al mismo tiempo que promulga una nefasta “ley antiterrorista”, a pedido del imperialismo norteamericano, que ahora es utilizada por jueces contra activistas ambientales que se oponen al saqueo de las mineras multinacionales. Propone una y otra vez “reformar y depurar” las fuerzas policiales y de seguridad pero defiende a capa y espada el espionaje ilegal de Gendarmería y su “Proyecto X” contra militantes populares, demostrando sin quererlo que esas mismas fuerzas son irreformables por la naturaleza misma de su función represiva.

Es que mientras haya capitalismo los derechos humanos van a seguir siendo violados y nuestros derechos pisoteados. Y, tal como lo explica clara y recurrentemente la Presidenta Cristina Kirchner, el gobierno nacional se propone ni más ni menos que construir un “capitalismo en serio”, desconociendo que capitalismo hay uno solo y que su consecuencia es siempre sembrar el mundo de miseria, guerras y destrucción.

A diferencia de esto, la huella militante de los 30.000 compañeros detenidos desaparecidos nos señala que la pelea sigue siendo por una sociedad igualitaria, sin miseria ni explotación. Y con ese horizonte seguimos luchando por los derechos humanos de ayer y de hoy.

Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)
(21-03-2012)

TBA y el gobierno nacional son responsables del accidente ferroviario en Once

50 muertos, 700 heridos: una masacre anunciada

Cómplices. El titular de TBA, Claudio Cirigliano; la presidenta de la Nación, Cristina Kirchner; y el Secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, en marzo de este año, en una inauguración de vagones para la foto. 

Más de 50 muertos y 700 heridos es el luctuoso saldo que dejó el accidente ferroviario que tuvo lugar ayer en la Estación Once (Plaza Miserere), con un tren de la línea Sarmiento que administra la empresa TBA, al que le fallaron los frenos, chocó a más de 20 kilómetros por hora contra los topes del anden de la estación.

A diferencia de lo que dicen la empresa TBA, el Secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, y diversos medios de comunicación, no estamos ante una inesperada tragedia sino ante una verdadera masacre anunciada. En innumerables ocasiones, el antiburocrático cuerpo de delegados de la línea Sarmiento, cuyo principal dirigente es el compañero Rubén “Pollo” Sobrero, denunció pública y judicialmente la política criminal de desinversión de la empresa TBA, que pese a embolsar millonarios subsidios pagados por el Estado, se negó permanentemente a invertir esos fondos en el adecuado mantenimiento de vías, sistema de señales y material rodante. Las consecuencias terribles de esta política empresarial-estatal están hoy a la vista de todos, cuando ya es tarde para lamentos oportunistas.

Cabe recordar que TBA, del Grupo Cirigliano, está al frente de la concesión del Sarmiento (que va de Moreno a Once) desde el año 1995; es decir, desde el menemismo a esta parte TBA fue sostenido por todos y cada uno de los gobiernos que se sucedieron, peronistas y aliancista, incluyendo obviamente los “nacionales y populares” de Néstor y Cristina Kirchner, que desde hace casi 9 años vienen alimentando los millonarios negocios de esta lacra empresarial. Durante este lapso, el grupo Cirigliano creció exponencialmente en sus negocios y ganancias: además de la administración de líneas ferroviarias, se expandió hacia el sistema de omnibus urbano y de larga distancia (Grupo Plaza) e incluso desembarcó con inversiones en el sistema de subtes de Brasil.

La contracara de esos fabulosos negocios en ascenso es el drama de más de 50 familias trabajadoras que, por responsabilidad de empresarios corruptos y funcionarios gubernamentales de igual calaña, perdieron ayer a sus seres queridos, en un accidente tan evitable como preanunciado.

No hay “duelo nacional” que pueda reparar esta pérdida ni ocultar las evidentes responsabilidades que llegan hasta lo más alto del gobierno nacional.

¿A quiénes le echarán la culpa esta vez el kirchnerismo y sus alcahuetes mediáticos a sueldo?

¡Fuera TBA y todas las empresas concesionarias de nuestros ferrocarriles!

¡Reestatización de la gestión del sistema ferroviario, de transporte urbano y de cargas, bajo control de trabajadores y usuarios!

¡Renuncia inmediata del Secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi!

Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)
(Ciudad de Buenos Aires, 23/02/2012)

  • A 40 años de la Fuga y la Masacre: ¡Vamos a Trelew!

  • Por la nulidad de la “Ley Antiterrorista”

  • Edición Especial: A 10 años de la Rebelión Popular (CONSEGUILO junto con A Vencer)

  • ¡Mariano Ferreyra, PRESENTE!

  • LA GALLE A LA CALLE (visitá blog por la libertad de Karina Germano)

  • Aparición con vida de Luciano Arruga

  • ¿Y Julio López? (mirá video)

  • A Vencer

  • Campaña Financiera 2011